Páginas

jueves, 6 de octubre de 2011

El olvido de unas llaves hundió el Titanic


El olvido de unas llaves fue una de las incidencias que provocaron que elTitanic se hundiera, según recoge una exposición inaugurada hoy en elParque de las Ciencias de Granada, en la que se analiza la influencia de aquel desastre en las medidas de prevención y seguridad en el trabajo.
En la muestra «Prevención a un siglo del Titanic» se relata que el segundo oficial de la embarcación fue relevado en Southampton y esta persona, responsable de la llave del armario donde se guardaban los binoculares o prismáticos, olvidó dársela a quien le sustituyó.
La exposición incluye unos binoculares de la época como aquellos a los que no tuvieron acceso los vigías del Titanic y que les habrían permitido avistar el iceberg, en lugar de a 400 metros, a 1.800, con tiempo suficiente de maniobrar y esquivar el obstáculo.
Los paneles informativos de la muestra, que estará abierta hasta abril de 2012, explican que este fallo está relacionado con el artículo 17 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales de 1995 sobre los equipos de trabajo y medios de protección.
También se pueden ver maquetas del trasatlántico y de los botes salvavidas o reproducciones de las placas con las que estaba construido el barco, junto con juegos interactivos y elementos históricos que explican las causas del accidente y cómo el conocimiento de las mismas ha ayudado a diseñar medidas preventivas.

Otros fallos en el barco

Las leyes internacionales sobre prevención de riesgos laborales recogen muchas enseñanzas que pueden extraerse de aquel naufragio en materia de diseño, equipos de trabajo, coordinación, eficacia de las normas, formación, el factor humano, los equipos de protección y la investigación.
Así, se ha comprobado que si bien las chapas del buque eran de acero de gran calidad y no pudieron ser atravesadas por el iceberg, los remaches que las unían no tenían una calidad tan alta y por ello debieron de soltarse, según ha explicado el presidente de la Fundación Titanic, Jesús Ferreiro.
También ha relatado que los idiomas fueron uno de los motivos que hicieron que no pudiera salvarse más gente, ya que en el barco se hablaban nueve lenguas diferentes, mientras que la tripulación sólo dominaba el inglés y la señalización también estaba en este idioma, que muchos pasajeros no conocían.
Esta exposición, que puede visitarse en el pabellón del Parque de las Ciencias dedicado a la cultura de la prevención, se enmarca en los eventos y actividades organizados para conmemorar el centenario del hundimiento del Titanic, que se cumple el 14 de abril de 2012.
Fuente: ABC de Sevilla

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More