Páginas

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Una cerradura con 494 millones de combinaciones posibles

Este tipo de cerradura fue creada por uno de los más prolíficos inventores del siglo XVIII como lo fue el inglés Joseph Bramah, hijo de un granjero de Yorkshire. Entre sus más importantes inventos figuran un motor para cerveza (1797), una máquina cepilladora (1802), una máquina de hacer papel (1805), una máquina para imprimir automáticamente los billetes con números de serie secuenciales (1806), y una pluma estilográfica (1809) y un excusado o retrete (1778), y, especialmente, su famosa cerradura.


Bramah patentó su cerradura en 1784, once años después de caminar 270 Km. desde Yorkshire a Londres en busca de un medio de ganarse la vida. La cerradura supuso toda una revolución en las medidas de seguridad. Hasta entonces, cualquier cerradura, barata o cara, podía ser forzada por cualquiera con algo de habilidad. Bramah declaró ante el mundo que su cerradura, con 494 millones de combinaciones posibles, había sido concebida a prueba de ladrones. Tan seguro estaba de ello, que ofreció una recompensa de 200 guineas a la primera persona que lograse forzarla. Durante 67 años el premio quedó desierto, hasta que un día un cerrajero estadounidense, Alfred Charles Hobbs, consiguió forzar la cerradura y recibió el premio estipulado, tras algunos debates sobre el método utilizado para abrirla. Hobbs dijo que habiá invertido en el intento unas 51 horas, repartidas en 16 días. El diseño resultó tan eficaz que la «cerradura de Bramah», con diversas variaciones, se ha venido usando hasta nuestros días. 

Foto: Modelo de cerradura de Bramah.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More